Search

Vivir en Tiempos de COVID-19

Son pocas, es más, diría casi ninguna, las situaciones en donde el mundo entero sin importar diferencia, se encuentra en el mismo bote de supervivencia, un bote que enfrenta a un enemigo invisible, que arrasa por donde quiera que pasa y que nos tiene en un limbo que parece no tener final.

Regularmente cuando escribo, utilizo diferentes recursos para poder transmitir al lector, una imagen, un sentimiento, o sensación, sin embargo y viendo el lado positivo a la situación, ahora no tengo que hacer absolutamente nada en ese aspecto, el COVID-19 ya hizo todo por mi.


No importa donde quiera que estés, lo mas posible es que ya lleves unos cuantos días de encierro, de bombardeo constante de información y de una mezcla de sentimientos que posiblemente nunca habías sentido antes al mismo tiempo. Aquí quiero parar, y decirte que te entiendo, y que estoy contigo. Yo no soy mujer de las cavernas, al contrario, lo mío es estar afuera, rodeada de gente, en una ciudad que me hace vibrar. Ojo, YO soy así, y por eso me aventure a escribir durante estos días, porque siento que al escribir, salgo un rato, le doy recreo a mi mente y aunque no te vea, estoy conversando contigo mientras lees este escrito.

Ya para este punto, debería de estar analizando para donde voy con todo esto, podría sacar mis pompones de porrista y levantarte el ánimo, decirte: ya pasara, nada es eterno, lo lograremos…en fin todo esto que ya los otros dijeron. También podría ponerme a despotricar, a sacudir el avispero y hacer un listado de todas las cosas que me tienen mal. Podría ponerme de periodista critica, y sacar hechos y datos muy bien ilustrados con videos y gráficas, pero la verdad es que hoy no quiero ser fuente de información, sino fuente de apoyo.

Hoy, nos tocó vivir en tiempos de COVID-19, en donde ya no importa mucho si es lunes o es viernes, porque todos los días parecen miércoles, un día que no es que genere mucho, sin embargo, esta justo a la mitad de la semana, en un punto de balance que nos hace hacer mas llevadero el trabajo o los estudios y nos hace querer aun con mas deseo ese tan ansiado fin de semana.

Hagamos de estos muchos miércoles, días de balance emocional, físico y mental, que no nos de pena pedir ayuda, contar lo que nos pasa y al mismo tiempo y en lo posible, comunicarnos con nuestros familiares, amigos, conocidos y los categoría etc, para levantarles el ánimo y dejarles saber que estamos aquí. Hagamos que esta forzosa pausa valga la pena, reconociendo y reencontrándonos, estoy segura que volveremos a sentir muy pronto en nuestro interior deseo en lugar de temor.

133 views

©2019 by Hoy. Proudly created with Wix.com